jueves, 19 de febrero de 2009

Deseo y Dominación


Cuando el deseo se convierte en obsesión, se transforma en una necesidad totalmente incontrolada y destructiva. Enajena, ciega, arrasa, asola todo a su paso, dejamos de ser para convertirnos en algo que desconocemos. No pensamos, no vivimos, nos convierte en muñecos en manos del objeto deseado, tanto sea un objeto “comprable”, como una persona (amante, padres, hijos, amigos, etc). En esos momentos se pierde la capacidad humana del raciocinio, pudiendo hacer las mayores estupideces, incluso llegar a matarnos al no obtener lo que se desea.


Esas manifestaciones extremas del deseo, las relaciono con carencias personales. La búsqueda en el exterior de nuestras carencias, tanto sea el amor, el sexo, el ego, la libertad, nos hace vulnerables, ya que nuestro interior carece de valores sólidos, y la falta de valoración hacia uno mismo nos hace buscar en los demás lo que nosotros mismos no nos creemos que tenemos.


Tanto si deseamos ser famosos por encima de todo, el reconocimiento social, como el deseo de ser amado, sexual, el éxito laboral, belleza, bondad, y ese deseo se exterioriza en la búsqueda convulsiva para satisfacer nuestra necesidad indica claramente una falta de reconocimiento propio, y amor hacia nosotros mismos.
El deseo como ente hambriento no tiene límites. Se autoalimenta buscando más y más aquello que le sacie, y despertando la sensación de vacío al no obtenerlo.


Quien es capaz de controlar el deseo tiene el Poder.


Canalizar ese deseo para tu placer es la base de lo que entiendo por Dominación. Y en esa línea y siguiendo los razonamientos anteriores, cuando dominas hasta el extremo que el sumiso deja de tener voluntad para ser lo que tu deseas de él, se queda indefenso, y por tanto es un alma al que cuidar y proteger, como un cachorrillo al que alimentas cada día. El mundo del BDSM, está lleno de PseudoAmos, e incautos que se dejan llevar por esos Amos/Amas, que lo único que desean es satisfacer su propio ego, que son tan vulnerables como los propios sumisos que someten, y acaban dañándose mutuamente, dejando de disfrutar de una relación BDSM, para convertirse en una tortura emocional.


Fotografía: La_Dama

2 comentarios:

Juan dijo...

Este post me ha permitido reflexionar sobnre este tema tan interesante.

Un abrazo.

Juan Antonio

Verónica (peke) dijo...

Me defines dominacion????

besotes de esta peke.

pd: te espero como siempre con una taza de cafe caliente en mi rincon y con post nuevo.